La ruta del ébola empieza en nuestros coches

https://gustavoduch.wordpress.com/2014/11/24/la-ruta-del-ebola-empieza-en-nuestros-coches/

Comentario de Ana Fenández Vázquez.


Las grandes empresas (multinacionales) y sus responsables son los encargados de destrozar nuestro planeta. Y esto nos perjudica a nosotros directamente aunque muchos no se den cuenta.

Para que una persona sea rica se destrozan muchos poblados sin importar quien está viviendo en el. Como por ejemplo en el caso de las refinerías. Es cierto que no todo el mundo puede tener las mismas condiciones de vida, porque siempre va a existir la diferencia entre clases sociales. Pero lo que no se puede pretender es que se hagan destrucciones a mansalva sin conocer los inconvenientes que todo esto puede conllevar.

Comentario realizado por Noelia Fidalgo Blanco.


Siguiendo con la idea que refleja el texto titulado “La ruta del ébola empieza en nuestros coches” y teniendo en cuenta que es un tema que conduce al debate y reflexión indudable, la primera pregunta que me formulo es: Cómo se quería acabar con una enfermedad de tal calibre sin actuar directamente sobre las causas socio-ambientales que las provocó y que la siguen expandiendo en África y en efecto, por el resto del mundo. Las alteraciones en el medioambiente a causa de la deforestación, el acopio de recursos naturales, la búsqueda de una rentabilidad privada de la industria farmacéutica… Sin olvidar el contexto político y demás factores mediocres en busca de riqueza selectiva, porque no deja de ser eso, abundancia para algunos, nos está llevando a pagar muy caras las consecuencias. Cada vez se hace más demostrable que este capitalismo globalizado que nos inunda solo mira por el crecimiento de la economía que interesa, no siendo precisamente ésta, el cultivo tradicional de la zona. Una forma de vida que se ha vuelto ya imposible. Hace años que comenzaron a desaparecer las selvas por ejemplo, para dar paso a las plantaciones de palma aceitera, esa que tanto interesa para la gasolina, lo que mueve los grandes negocios como ya menciona el escrito. No pasa nada si estas plantaciones se realizan sin autorización gubernamental, tampoco importa la falta de información hacia las comunidades o los acuerdos no negociados… Es triste pero es así.

Comentario realizado por Mireya García Bartolomé.


De nuevo, el capitalismo se muestra como la fuente de todos los males. Día tras día, somos testigos de cómo los agentes de este gran monstruo, actúan para alimentarlo sin reparar siquiera en las posibles consecuencias que ello traerá para el resto de la humanidad… ¡y para aquellos que no son humanos!

El verdadero poder recae en unos pocos, que no temen mancharse las manos y luego lavárselas, como si nada hubiese ocurrido. No se detienen ante nada y en lo único en lo que pueden pensar es en cómo inducirnos a un consumismo más enfermizo. Todo aquello que sus mentes desarrollan se enfoca en cómo obtener más dinero. Siempre dinero.

Atentan contra nuestra propia salud y permanencen impunes. ¡Incluso reciben el encubrimiento de los gobiernos! Es algo deleznable, que no parece tener fin: nadie parece querer mover un dedo. Ciertamente es mentira, pues somos muchas las personas que actuamos día tras día contra el capitalismo, negándonos a seguir sus dictámenes.

Un grupo pequeño de personas puede hacer grandes cosas, solo es necesario tiempo.

Comentario realizado por Rebeca Jorge Rodríguez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s